Epifanía

 

Me dijeron que cuando fuera un hombre

mis actos serían más conexos

que las dudas se irían

y una mansa paz llenaría mi cabeza de luces,

 

que mis apetitos y aprehensiones

lograrían ese hermoso equilibrio

que no nos permite entregarnos,

perdernos,

lanzarnos hacia abismos inciertos y poderosos

donde la felicidad se vislumbra intermitente

como un náufrago en la cima de las olas

de una tormenta.

 

Me dijeron que cuando fuera un hombre

sabría de sexo y de definiciones

que el futuro sería un día claro frente a mí

y no esta bruma oscura tan familiar

y tan inquietante,

 

que mis talentos y pavores

tendrían todos su lugar

y su momento

que aprendería a matar            y a construir

a estarme quieto y a ceder

a velar por otros o a reprimir

de acuerdo con las circunstancias de mi prosperidad.

 

Me dijeron que cuando fuera un hombre

mis objetos ganarían gravedad

y perderían, suavemente, esa ilusión

que siempre los hizo volátiles.

 

Soy un niño.

 

© 2017, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorTrump frente a Cuba: mucho ruido y pocas nueces
Artículo siguienteHerencia en suspensión. Entrevista a Ricardo de Montreuil, el director de Lowriders.
Andrés Pi Andreu

Andrés Pi Andreu

La Habana, Cuba, 1969. Escritor, traductor y editor cubano americano. Radica en Miami. Su familia proviene de una larga tradición de escritores y editores de literatura infantil. En 2010 fundó la editorial Linkgua USA, con el fin de representar, publicar y promover la literatura en español de autores latinoamericanos. Tiene Premios tan reconocidos como el White Ravens, 2013, el Premio Planeta Infantil, Apel les Mestres 2009, la Medalla de Oro de los Florida Book Awards, 2015, el Premio Edad de Oro 2000 y 2002, el Premio de la Crítica al mejor libro del año (La Rosa Blanca 2004). Es autor de más de 200 libros publicados que se han traducido a 12 idiomas.