Entrevista con José Luis Muñoz

Jose Luis Munoz

José Luis Muñoz (Salamanca, 1951) va camino de las 30 novelas publicadas. Entre su extensa colección de títulos, abunda el género negro y la novela histórica. Pero también son habituales sus artículos en muchas publicaciones y periódicos, además de ser un entusiasta escritor de blogs. Dice tener el corazón dividido entre España y América, y, de hecho, varias de sus novelas se sitúan en el nuevo continente.

Ahora publica, con Sub-urbano Ediciones, La doble vida, una novela corta de género negro en la que una tremenda violencia, en forma de adicción al sexo más turbio, se apodera del protagonista, Arturo O’Keefe.

P: La doble vida narra lo que el propio título indica: la historia de un hombre que lleva una vida paralela oculta a su familia. ¿Cómo de común es esto? ¿Podemos decir que es difícil conocer de veras a una persona, aunque compartamos casa con ella desde hace años?

R: Es un tema recurrente en todas mis novelas. No tenemos una vida, sino dos, tres, cuatro. El protagonista lleva una vida oculta a su familia. El problema es cuando esa otra vida incide en la más presentable y la distorsiona todo por su falta de control. Yo puedo hablar de ello porque lo he sufrido.

La doble vida

P: ¿Por qué existe esa necesidad de ocultar a nuestros seres queridos, y, más aún, a nosotros mismos, lo que verdaderamente somos?

R: Existe una norma moral, rígida, de la que pocos escapan. Quienes actúan como el protagonista de mi novela no están orgullosos de su forma de ser, tratan de ocultar esa faceta suya. Realmente no nos conocemos, no sabemos cómo vamos a reaccionar en determinadas circunstancias. Cuando se le pregunta por un asesino a sus vecinos estos siempre suelen decir que era una persona encantadora.

P: En este caso además, el caso de Arturo O’Keefe, el protagonista, es esa vida paralela, ese lado Mr Hyde, la que acaba imponiéndose a pesar de saber que es claramente dañina. ¿Cuánta adicción crea la autodestrucción?

R: Sí, el comportamiento de Arturo O’Keefe es completamente adictivo, aunque le cree muchas más insatisfacciones que satisfacciones. La adicción acaba esclavizando, es destructiva, pero no puede luchar contra ella a no ser que vaya a terapia, cosa que no hace. La adrenalina le puede.

P: Arturo O’Keefe necesita experimentar el sexo de una forma muy cercana a la violencia. La relación que estableces entre ambas realidades, sexo y violencia, es curiosamente verosímil, a pesar de que el sexo es algo que sirve para crear mientras que la violencia es intrínsecamente destructiva. ¿Por qué nuestra naturaleza puede experimentar ambas cosas de manera tan similar?

R: Me basé en un hecho real. Hace años un marine norteamericano arrojó por la ventana de su hotel a la prostituta que acababa de contratar. Hay quien entiende el sexo como una relación de dominación y encuentra una satisfacción añadida en la vertiente violenta del mismo. Paga y se cree tener derecho a cualquier cosa. En la relación de Arturo O’Keefe con las prostitutas hay una gradación imparable que le lleva a una situación peligrosa.

P: Por otro lado, el libro refleja una visión bastante sórdida del mundo de la empresa, un mundo en que los negocios se firman siempre que haya carne y cocaína de por medio, sin ningún criterio profesional. ¿De dónde procede este punto de vista?

R: Hay un modelo de ejecutivo que funcionaba con esos parámetros y tiene mucho que ver con la economía especulativa, otra adicción, a los ceros. Ese modelo ya no es vigente, pero me interesaba recuperarlo para mi historia. Llegó de Estados Unidos y se extendió como una plaga por Europa. Como muestra un botón: el caso de Dominique Strauss-Kahn, el exdirector del FMI responde a este modelo.

P: ¿Quién es el culpable de que la prostitución continúe siendo un negocio prácticamente esclavista?

R: Los poderes públicos, desde luego, a los que les interesa que haya una economía sumergida con la que lucrarse. La prostitución genera montones de dinero descontrolado y libre de impuestos de los que unos cuantos sacan buena tajada. Y no es que no haya modelos alternativos. El Barrio Rojo de Amsterdam es un buen ejemplo.

P: El protagonista actúa influido (quizá genéticamente, quizá emocionalmente) por la figura enfermiza de su padre. Es un tema recurrente en literatura y cine el de heredar los pecados y penitencias de nuestros progenitores (desde Pedro Páramo a Star Wars, por abrir bien la horquilla). ¿Por qué nos obsesiona tanto este tema?

R: Sí, y esto abre una pregunta: ¿Hasta qué punto somos responsables de nuestros actos? Cuánto tiene que ver la herencia genética y el entorno. En mi caso particular puedo decir que fue determinante para ser escritor la figura de mi padre, bibliófilo y poseedor de una cultura extraordinaria. Sin su existencia me habría dedicado a otra cosa.

P: Tú eres un habitual de la Semana Negra de Gijón, una de tantos eventos culturales que ahora están en peligro por problemas de financiación y desavenencias con diversos políticos. Podríamos citar otros mil ejemplos de instituciones culturales a punto de desaparecer. ¿Pero qué está pasando en este país? ¿Qué hacemos mal?

R: La cultura y la educación son las cenicientas de este país, y así nos va. Nunca hubo por parte de los poderes públicos una defensa a ultranza del hecho cultural como sí sucede en Francia. Estamos colonizados por Estados Unidos, pero no por el de Faulkner, Steinbeck o Auster. El libro lleva camino de ser una rareza en las próximas generaciones. Hay dinero para aeropuertos fantasmas, pero no para festivales literarios,

P: ¿Es este clima propicio a la novela negra, tu especialidad? ¿Necesitamos más novela negra ahora que nunca?

R: Tal como está el mundo al género no le van a faltar temas. La crisis económica es un delito a gran escala, un atraco masivo del que todos somos víctimas. El género negro es la novela social de este siglo. Somos los herederos de Balzac y Zola. Y de Balzac es esa clarividente frase: Detrás de cada fortuna hay siempre un delito.

P: Publicas La doble vida en formato digital. ¿Lo describirías como una osadía, una necesidad o una ilusión?

R: Tal como están las cosas, una necesidad. Es el segundo libro que publico en este formato. El pasado año salió Bellabestia. Lo veo muy práctico de cara a los lectores latinoamericanos a los que les es imposible hacerse con mis libros en papel. Yo espero que los dos formatos coexistan. Sería muy triste un mundo sin librerías.

P: La soledad del corredor de fondo es un blog que cuenta con miles de visitas cada mes. ¿Qué ha aportado la popularización de los blogs a la literatura actual?

R: En mi caso es una forma de estar cerca de mis lectores y amigos, ofrecerles a través del blog una imagen mucho más cercana del escritor que no pueden encontrar en mis libros. Mi cita casi diaria con el blog me obliga a estar siempre en la onda. Hablo de mí, de mis impresiones, de mis ideas políticas, de literatura…es un cajón de sastre en donde cabe todo y me permite una forma de expresión libre.

P: Creo haber leído que con Corazón de Yacaré estableciste una buena relación con el lector latinoamericano. ¿Mantienes aún esa relación? ¿Piensas en el público latino al escribir?

R: Parte de mi corazón debe de estar en la otra orilla. Una parte importante de mis novelas, y no sólo la que nombras, transcurre en países de Latinoamérica o en Estados Unidos. En Europa estamos más constreñidos por una serie de normas culturales. Escribir ubicando mis historias en Venezuela, Cuba, Estados Unidos o Brasil me permite echar mano de un cierto realismo mágico que siempre estuvo presente en mi literatura y ser más libre. Quizá algún antepasado mío cruzó el charco en 1492.

RESEÑA DE “LA DOBLE VIDA” por Paco Bescós

Es una novela corta que narra el salto al vacío de Arturo O’Keefe, un publicista que padece una retorcida adicción al sexo.

La doble vida recupera el clásico del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, relatando cómo la parte más tenebrosa de cada ser humano puede salir vencedora en momentos de flaqueza. Arturo O’Keefe pierde su trabajo, su familia, su dignidad, al no saber controlar al monstruo que se apodera de su comportamiento.

Además, La doble vida retrata lo más sórdido del entorno urbano actual, en una Barcelona poco conocida, y poco amable para el público. Tampoco hay piedad para el mundo de la empresa, cuyos entresijos ocultos aparecen al descubierto. Prostitución de lujo (y de no tanto lujo), drogas y violencia psicológica forman parte del relato a medida que van formando parte de las obsesiones del protagonista.

La doble vida se ajusta a la clásica estructura y al lenguaje del género negro, mientras que sus atmósferas y sus personajes remiten constantemente a la actualidad.

DESCARGA AQUÍ LA DOBLE VIDA

© 2013 – 2016, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorLa Salamandra
Artículo siguienteEntrevista a Teresa Mas, artista española afincada en Miami
Paco Bescós

Paco Bescós

El huso horario Greenwich Mean Time (GMT) fija que, aquí en Europa, las cosas pasan unas cinco horas antes que en América. Así que vi la luz cinco horas antes que un americano nacido el 21 de enero de 1979. Me licencié cinco horas antes en la Universidad de Navarra y tengo cinco horas más de experiencia en mi profesión, la publicidad, que mis colegas americanos. También soy cinco horas más viejo, cinco horas más listo y moriré con cinco horas de antelación. Como nada de esto es cierto ni inteligente, nada de lo que escriba sobre Europa en esta sección será inteligente ni cierto. Pero lo haré cinco horas antes que mis compañeros.

Loading Facebook Comments ...

1 Comentario

Comments are closed.

Loading Disqus Comments ...