El alma por el pie

Pablo Brescia

(Cortázar) y Pacheco

El 12 de febrero se cumplieron tres décadas de la muerte de Julio Cortázar. Pongo entre paréntesis mis reflexiones sobre los discursos de aceptación del Nóbel de Literatura y me pongo a pensar un poco en Cortázar. Y también se me viene a la mente la desafortunada desaparición de José Emilio Pacheco. Hay tantas conexiones… tantas. La voluntad de búsqueda existencial en las novelas (experimental en Julio, ligado a los devaneos intelectuales de sus personajes en Rayuela, por ejemplo; agónica, como de manotazo de ahogado en José Emilio, relacionada a las ruinas de la Modernidad y al trazo íntimo de la adolescencia en Las batallas en el desierto y El principio del placer). El humor en dos escritores serios que no se tomaban muy en serio (lúdico e irreverente en Cortázar, con sus Lucas y sus cronopios; mas paródico en Pacheco, con sus críticas a los regímenes totalitarios en Morirás lejos o a México en “Gulliver en el país de los megáridos”). Y, por supuesto, el cultivo asiduo de la literatura fantástica, aquella que interroga los tiempos y los espacios, y también la historia y la identidad desde lugares insospechados. Para ambos, la responsabilidad del escritor es doble: un compromiso con la libertad creadora a través del enriquecimiento de la realidad por la literatura y la denuncia ante la opresión, la explotación y los totalitarismos. Habrá habido aciertos y desaciertos en ese camino. Pero ninguno de estos escritores renegó de las posibilidades de potenciar la imaginación para ir más allá de las apariencias y sondear en lo misterioso con un filo alejado de todo impulso mimético que reconforte o deje las cosas como son. “La fiesta brava”, de Pacheco, es un cuento fantástico, sí, pero también es un texto metaficcional, es un texto sobre Vietnam, sobre lo pre-hispano, sobre el metro en México. “La noche boca arriba”, de Cortázar, es un cuento fantástico, sí, pero también es un cuento sobre la Modernidad, sobre lo pre-hispano, sobre las dimensiones metafísicas del sueño. A leer a Julio, al leer a José Emilio, dejamos de ser nosotros mismos. El viaje, la lectura, bien valen la pena.

Y el pescador dijo: “Habla y abrevia tu relato
porque de impaciente que se halla mi alma
se me está saliendo por el pie”.
Las mil y una noches.

© 2014, Pablo Brescia. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorCharla con la autora mexicana Erika Mergruen
Artículo siguienteArqueros de Babilonia
Pablo Brescia

Pablo Brescia

Pablo Brescia vive desde 1986 en Estados Unidos. Ha publicado los libros de cuentos Fuera de lugar (2012) yLa apariencia de las cosas (1997) y el libro de textos híbridos No hay tiempo para la poesía (2011), este último con el pseudónimo de Harry Bimer. Sus relatos han aparecido en revistas literarias, suplementos culturales y portales de Internet de España, Estados Unidos, México y Perú; participó, además, en antologías como Pequeñas resistencias 4. Antología del nuevo cuento norteamericano y caribeño (2005) y Se habla español: voces latinas en USA(2000), entre otras. Se desempeña como profesor e investigador de literatura latinoamericana en la Universidad del Sur de la Florida. Como crítico literario, es autor de la monografía Modelos y prácticas en el cuento hispanoamericano: Arreola, Borges, Cortázar (2011) y co-editor y contribuyente de varios libros, entre ellos El ojo en el caleidoscopio: las colecciones de textos integrados en la literatura latinoamericana (2006) y Borges múltiple: cuentos yensayos de cuentistas (1999).  Su blog es Preferiría (no) hacerlo http://pablobrescia.blogspot.com.