Editorial

Esta es nuestra segunda publicación del año. Y como dice Pedro Medina en su columna Vórtice, siempre la segunda parte de Enero va con un empuje diferente, digamos que las dos primeras semanas se utilizan para curarnos de las fiestas decembrinas y planear cómo será el desarrollo de nuestro año que comienza. Nuestra segunda publicación está llena de planes, puntos de partida que nos ayudarán a crecer en el gusto de todos ustedes.

Las columnas que conforman nuestra revista mantienen cada una un sello particular de sus autores, Paco Bescós nos habla de la belleza, esa prisa, esa urgencia, ese lastre que nunca termina por perseguir ni el recuerdo de quien la ha tenido o le ha pasado por un lado. Gino Winter, como siempre, nos trae una crónica muy entretenida y con una tensión en las últimas líneas que nos dejará helado; Gino nos deja la libertad para que seamos nosotros, sus lectores, quienes le pongamos el punto final a la historia, que termine como nosotros gustemos. Yarí Candelas presenta un texto sobre el contagio o, cómo, sin saber de dónde, uno pesca ese tipo de gripes o enfermedades que nos tumban durante días. Y David Campos publica un poema (aunque a él no le guste llamarlos así) sobre ese sentimiento de recomenzar que cada inicio de un ciclo o año nuevo nos invita a realizar. Juan Pomponio nos ha permitido publicar el primer capítulo de su novela.

Nos da mucho gusto anunciar la incorporación a nuestras filas a Luciana Medina León. Ella les mostrará reseñas interesantes de películas como invitándonos a ver alguna. Las reseñas de libros siguen saliendo, siempre con esas ganas de que ustedes también los lean y podamos abrir una línea de opiniones sobre películas y libros. La Agenda Cultural continúa marcando las fechas y los eventos que más les puedan interesar en Miami.

Así, Les traemos este nuevo número, con todo el entusiasmo de compartir con ustedes nuestro trabajo, nuestra pasión. Esperamos que lo disfruten y que, como nosotros, comencemos esta segunda mitad de Enero con las fuerzas necesarias para llegar a lograr aquello que nuestros sueños y metas nos han propuesto a lograr. Bienvenidos. Pasen, acomódense y lean con placidez.

© 2012, Suburbano. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorDe Jordania a Jerusalén
Artículo siguienteLo terroríficamente efímero.