De Jordania a Jerusalén

En la medida que avanzábamos en nuestro periplo Medio Oriental, descubrimos que sin querer le estábamos siguiendo los pasos al mismísimo Moisés. Desde las ciudades más importantes de Egipto habíamos viajado a la península del Sinai, cruzado el Mar Rojo -aunque nuestro viaje fuera en barco- y recorrido Jordania hacia el norte por la milenaria carretera que lleva hasta el Monte Nebo, el lugar donde Dios se habría comunicado por última vez con él -a sus 120 años- para señalarle la “Tierra Prometida”.

Si bien Moisés no llegó jamás a pisar Jerusalén, nosotros que ya comenzábamos a sentir esa contradictoria atracción, nos dirigimos hacia allá por tierra.

Después de dos días en Ammán oyendo a refugiados Palestinos contarnos historias de verdadera miseria y dolor, partimos desde la capital Jordana intentando no llevar ningún prejuicio hacia un pueblo conocido por su sufrimiento, pese a su historia actual y las decisiones de sus gobernantes.

Esa mañana, turistas, judíos y palestinos cruzábamos en el mismo autobús el puente del Rey Hussein mientras que la tensión aumentaba -por lo menos en la boca de mi estómago-. Tras el primer tanque en el camino llegó el primer Check Point y después de tres horas de colas vigiladas por soldados armados y un exhaustivo interrogatorio, entramos a territorio controlado por Israel. Pedimos el sello de entrada al país en un papel aparte (alegando que viajaríamos a Indonesia, por ejemplo) y luego mentimos, bajo la mirada amenazadora del agente de migraciones, cuando nos preguntó si pensábamos visitar los territorios palestinos, llamados por ellos, el WEST BANK.

Unos cuarenta minutos después, cruzábamos los muros de la antigua ciudad de Jerusalén por la puerta de Damasco.

Confundidos por un inesperado aire de paz y convivencia perfecta, al caer la noche comprendimos mejor la situación. Cientos de jóvenes militares, armados con metralletas M-16, patrullan el kilómetro cuadrado de la ciudad sagrada donde conviven grandes enemigos de una manera muy íntima.

Esto recién comenzaba…

© 2012, Valerie & Foncho. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorContagio
Artículo siguienteEditorial
Valerie & Foncho

Valerie & Foncho

Comenzamos a viajar en Noviembre del 2010 y ya hemos recorrido varios países alrededor del Mediterráneo. Este Febrero, damos un salto hasta la India donde estaremos dos meses. Sigue aquí nuestros reportajes, anécdotas y secretos de viaje... Haremos todo lo posible para que veas Más allá de tus Narices. Nos caracteriza cierta insensatez e improvisación. Nos aburre el sistema y sus trampas. Si no es ahora, no es nunca. Queremos mirarlo todo, captarlo-editarlo y publicarlo. Conocer más mundo, sus culturas y sus diferencias… MASALLADETUSNARICES.COM