Coral Gables Art Cinema: conversación con Robert Rosenberg

Gonzalo Salinas

Con menos de dos años en funcionamiento, ubicado en lo que antes era un espacio libre de la municipalidad, el Coral Gables Art Cinema es hoy en día el cine club que capta la mayor cantidad de gente de la ciudad de Miami.

Cuando el cineasta y empresario Steven Krams, dueño de Continental Films, presentó a la ciudad de Coral Gables el proyecto de crear un Art Cinema, se le otorgó la buena pro de un local ubicado en el corazón cultural de la ciudad: a pocos pasos de Miracle Mile, al lado del estacionamiento municipal y frente a Books & Books, la más seductora de las librerías de Miami. “Hace falta tener visión —me decía hace poco un amigo cinéfilo— para crear en ese espacio un proyecto tan estupendo”.

El Coral Gables Art Cinema es un proyecto que pertenece a la fundación sin fines de lucro Coral Gables Cinemateque. Es literalmente una tabla de salvación para quienes están cansados de las mismas películas de las salas comerciales y quieren disfrutar de un buen filme que viene de circuitos comerciales de calidad.

Pero sin duda el equipo que se ha formado dentro del Art Cinema no tendría el éxito que tiene (son ganadores del Best Art Cinema Award de la ciudad) si no fuera por el trabajo arduo del artífice de ese éxito: su director Robert Rosenberg.

Robert ha vivido casi toda su vida en Miami y ha estado enamorado del cine desde que tiene memoria. Los fundamentos de su apreciación al cine provienen de la composición del cine de Nicholas Ray (Rebel without a cause, 1955) y la oscuridad de Billy Wilder (The lost weekend, 1945), pasando por contemporáneos atrevidos como Michael Moore (Bowling for Columbine, 2002) o Pedro Almodóvar (Todo sobre mi madre, 1999).

Y su formación es esencial para toda la audiencia, porque si bien es cierto que hay todo un equipo encargado de la selección de las películas que se proyectarán en el Art Cinema, Robert Rosenberg se encarga personalmente de estudiar el mercado del cine mundial, negociar con las distribuidoras, establecer contactos con las productoras y llegar a acuerdos con diferentes intermediarios de la industria cinematográfica para llevar al Coral Gables Art Cinema la mejor cartelera. Con un acento agradable de su español bien aprendido, me decía con firmeza:

—Nos aseguramos de que nuestra audiencia no se sienta como si fuera al cine y ya. Nos encargamos de que su visita al Art Cinema sea una experiencia activa mediante la organización de conversatorios, actividades, música en vivo, paneles de preguntas y respuestas; incluso traemos a los actores, directores, productores y personas relacionadas con la película que van a ver, ya sea en persona o vía Skype, para que le cuenten al público un poco sobre la película…

He visto varias películas en el Coral Gables art Cinema y la experiencia es completamente diferente a la de una sala
comercial. Allí dan la oportunidad a restaurantes locales de vender en la cafetería, por lo que el cliente tiene una variedad amplia para escoger: sushi, croissants, postres locales y hasta una buena copa de vino.

La experiencia no queda allí: con regularidad están organizando opening night parties para cada vez que estrenan una película, o también las famosas hot button party con motivos burlescos y festivos. Cuando de música en vivo se trata, el Coral Gables Art Cinema no se queda atrás, pues trae bandas o músicos reconocidos.

Tambien han organizado paneles de discusión, como el dedicado a la obra de Pedro Almodóvar, titulado All About Almodóvar, que tuvo una gran acogida del público —especialmente de las escuelas de cine de la FIU y de la UM— y por supuesto de cinéfilos de la ciudad como el respetado crítico de cine del Miami Herald, René Rodríguez.

El Coral Gables Art Cinema muestra aproximadamente veinticinco películas al año que van desde cine contemporáneo independiente, películas del extranjero y filmes de grandes festivales mundiales, hasta clásicos remasterizados con imágenes de alta calidad.
La experiencia de visitar el Coral Gables Art Cinema es única. Robert Rosenberg, con la intensidad de quien disfruta su trabajo, habla de los enormes proyectos que tiene la institución:

—Un proyecto que tenemos es construir una segunda sala. Ese proyecto será una realidad. Además, estamos trabajando para crear contenidos por internet y establecer una relación más amigable con nuestros seguidores de social media. Estamos creando un programa de Arts & Residency para traer a grandes directores o actores y hacer talleres y seminarios para los que quieren aprender sobre cine.

Confeso admirador de Gael García, de la película Happiness (Solondz, 1998) y de Hable con ella (Almodóvar, 2002) Robert Rosenberg me ofrece como despedida un tour por las instalaciones del Art Cinema: la sala de las máquinas (con tecnología state of the art), las oficinas, el pequeño museo del segundo piso, y finalmente la acogedora sala del público. Saliendo tengo la certeza de que tiene razón: es el mejor Art Cinema de la ciudad.

Coral Gables Cinemateque, Inc.
260 Aragón Avenue
Coral Gables, FL 33134

Telephone (786) 385-9689
Email: [email protected]

© 2012, Gonzalo Salinas. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorThe Village: mentiras para creer que algún tiempo pasado fue mejor
Artículo siguiente“Repulsión”: un filme controversial
Gonzalo Salinas

Gonzalo Salinas

Nació en Lima, Perú. Estudió Literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y desde el 2003 vive en los Estados Unidos. Ama el océano, la guitarra, la ciudad de Miami, la guanábana, el ceviche, el idioma español, los libros de Tolstoi, las maratones, el buceo en Key West, la música de Jack Johnson y la prosa del libro de Las Mil y una Noches en la traducción de Burton. Actualmente trabaja en su primera novela.