Contracorriente

Luciana Medina

Javier Fuentes León

Drama – 100 min

Perú

Los cien minutos de este filme transcurren en Cabo Blanco, un pueblo de la costa norte del Perú, habitado por personas sumamente religiosas y tradicionales. Miguel (Cristian Mercado) es un pescador casado con Mariella (Tatiana Astengo) —quien espera un hijo—, pero mantiene una relación amorosa con Santiago (Manolo Cardona), un joven pintor y fotógrafo de clase social alta que lleva poco tiempo en el pueblo.

Entre estos dos personajes habrá encuentros clandestinos y furtivos, escondidos tras el temor de Miguel de ser descubierto y humillado. Santiago será quien no repare en los prejuicios y recriminará en más de una ocasión a Miguel el hecho de tener que verse a escondidas. Por ratos, la esposa de Miguel dejará entrever un atisbo de duda en la mirada al verlo salir repentinamente “de pesca”.

Santiago muere ahogado en el mar, pero Miguel aún podrá verlo, tocarlo y sentirlo. Así seguirán juntos sin ser vistos, sin censura y sin angustia, haciendo esa vida de pareja que el prejuicio aún condena.

La marea no devolverá el cuerpo de Santiago, y entonces Miguel empezará una incesante búsqueda para “que su fantasma descanse, para que se pueda ir”. Y aunque finalmente aparecerá el cuerpo de Santiago, otras cosas saldrán a flote.

Contracorriente es una película de amor, pero del prohibido. Por un lado Santiago, que dicho por las mujeres de Cabo Blanco “es un desperdicio que sea maricón”. Por el otro, Miguel, el típico macho que acude a misa en familia y confiesa a un cura sus pecados cada domingo. Este último es un pobre hombre atrapado en el ADN del que dirán, la culpabilidad y los barrotes de la superstición de la que es presa la gente de pueblo.

La actuación de Cardona, y Mercado es bastante buena, pero hay que resaltar la de Tatiana Astengo, quien representa de manera impecable su papel inicial de cornuda, de cojuda, y finalmente de cojonuda al coger sus cuatro trapos, al hijo recién nacido y largarse de casa. Cada uno de ellos fluye con naturalidad, dando verosimilitud al guion a pesar del ingrediente “mágico” impuesto por el director.

En 2010 Contracorriente ganó el Premio del Público del Festival de Sundance, el festival de cine independiente más grande de Estados Unidos, así como otras importantes nominaciones y reconocidos premios —Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Festival de Cine de Cartagena, Festival Internacional de Cine de Miami, Chicago Latino Film Festival, Festival Latinoamericano de Utrecht, Festival Internacional de Cine Montreal, Premios Macondo, etc.— que reivindican el cine latino.

Invito a verla porque entretiene, informa ligeramente, y a pesar de  la mezcla entre lo real y lo ficticio, no cae en lo ridículo.

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorRoberto Mederos – Pintor cubano
Artículo siguienteErnesto G, uno de los directores de la Revista Conexos
Luciana Medina León

Luciana Medina León

Nací en el Perú hace 29 Abriles. Un boleto round-trip me trajo a Miami en el 2004. Luego de 30 días, el boleto quedó convertido en one-way. No viene al caso decir lo que estudié en Lima, pero si que aquí estudié Psicología y que este año haré un Master en lo mismo. Tampoco viene al caso decir que tengo un poema publicado en una antología de poemas y un blog que nadie lee.
Me encontrarán en la sección cine en cada publicación. Las relaciones a larga distancia tienen un encanto muy particular: la atracción se mantiene como en el primer día; las partes no caen en rutinas absurdas de cajones desordenados o silencios insondables como centro de mesa; por último el tiempo del que se dispone no se desperdicia. La nuestra no será la excepción. No por mi parte al menos.