Claudio Roncoli: pop not dead


 

La semana pasada te mostramos un universo de Claudio Roncoli solo para dinamitarlo. Para contarte que él mismo decidió abandonarlo. Mientras nos tomamos la cabeza, lo admiramos. El arte a veces nos abre nuevas dimensiones cuando entendemos el por qué.

La serie que te presentamos hoy, Balance, representa una transición. Desde LIFE (el collage formidable del principio) a lo nuevo, nuevo que viene muy pronto.


O cambio, o muero.

Todos se preguntaran por qué tome la decisión de no pintar más un determinado estilo, al que muchos llaman “pop”, cuando todos saben que el “pop” terminó cuando murió Warhol, todo lo demás que ven es una farsa, lo sabe hasta cualquier estudiante de arte primerizo, pero nadie se anima a decirlo.

Estoy en la mitad de mi vida, no en años sino en oportunidades. Estoy dándome cuenta que la vida no tiene pasado ni futuro, sino un presente que vivo a cada instante como si fuera el último.

La vida te da señales, día a día las tenemos frente a nosotros y no siempre nos damos cuenta. Esas señales se convierten en experiencias y a cada uno le toca vivirlas de manera diferente.

Si yo no las hubiera visto, terminaría dentro de 45 años, pintando lo mismo, diciendo siempre lo mismo y perdiéndome todo lo que puedo descubrir de mi obra, de mis ideas y de mi interior.

Entonces me animé a mirarme, a pensar y redescubrirme. Por eso decidí tomar nuevos rumbos. Cambiar o morir.

Aún no sé si el arte podrá salvar mi vida, o los proyectos que de a poco voy retomando sin dudar un instante, lo que sí sé, es que en el paso a paso están las respuestas.

La horizontal es algo; la diagonal es todo.

No pinten pensando que van a vender, porque eso hacen los mediocres, no pinten pensando en gustar, eso hacen los inseguros. No imiten a nadie porque eso es robar la identidad de otro. No se conformen con lo justo, el arte es un riesgo constante o es basura disfrazada. No se rodeen de envidiosos, negativos, y miserables, aprendan de aquellos que saben más que ustedes, porque eso es lo que hice siempre. No sigan a falsos profetas, nadie es un genio, solo existen unas pocas personas que piensan distinto y se animan a decirlo.

Todo lo que quiero en esta vida y en este mundo en el cual estamos de paso, es crear, tener paz, mirar a mis hijos crecer y un verdadero amor. Todo lo demás, es anécdota.

Piensen, viajen, investiguen, disfruten y griten.

Claudio Roncoli

 

 

© 2017, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorEl objeto eterno
Artículo siguienteLuchadores contra El Gringo Nazi: manual de lucha libre mexicana para extranjeros (2ª parte)
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...