CARTAS A UN JOVEN NOVELISTA: MARIO VARGAS LLOSA

Editorial Alfaguara

Pgs 138

Se tiende a pensar que les relecturas enriquecen siempre la imagen que uno guarda de un buen libro, que con una segunda mirada se hallarán cosas que se habían pasado por alto a primera vista, pero no siempre es así. Hay libros que no resisten el paso del tiempo. Libros que, bien apreciados en plena juventud, más tarde ante la mirada adulta y menos entusiasta resultan engañosos, de dudoso o escaso valor literario, y uno sospecha entonces que el propio autor puede recelar de haberlo publicado. Cartas a un joven novelista responde al exitoso precedente literario de Reiner Maria Rilke, Cartas a un joven poeta, pero probablemente sin el mismo éxito en la empresa que el del poeta alemán. Mario Vargas Llosa, en un afán tal vez generoso por compartir su innegable talento literario, se dirige en este libro a todo aquel joven escritor que sueña con escribir novelas y ante tremendo reto duda o desconoce el camino para hacerlo. Entonces el renombrado autor se vale de un imaginario intercambio epistolar con un supuesto o inventado joven escritor para reflexionar acerca del difícil arte de narrar con persuasión. Así repasa cuestiones técnicas esenciales en toda obra de ficción en prosa como son el estilo, el uso del espacio y el tiempo, la elección del narrador o de los narradores, el punto de vista, así como usuales estrategias narrativas como la del dato escondido, los vasos comunicantes o la famosa caja china. Y entre unas y otras en defensa de sus argumentos suele citar como ejemplos episodios de algunos libros de cabecera del autor, lo que resulta acaso lo más interesante de este libro. Pero el interés en el libro decae rápidamente por su estilo impostado, poco natural, demasiado apegado tal vez a la fórmula epistolar, iniciando y rematando los capítulos de una misma forma cada vez, lo que entre otras razones hace que a pesar de su brevedad resulte difícil acabar de leerlo. Un libro hecho especialmente para los jóvenes lectores que quieran adentrarse en la orfebrería del mundo de la ficción o para fanáticos seguidores de Mario Vargas Llosa.

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorUsos posibles de la casualidad
Artículo siguienteDecepción
Jorge Harten

Jorge Harten

Jorge Harten Rodríguez Larraín nació en Lima, en 1975. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Lima. Ha formado parte de talleres de narrativa y escritura creativa. Sus cuentos han merecido menciones honrosas en concursos como el Copé de 2004, Cuento de las Mil Palabras de Caretas 2006 y el Copé de 2006. Sus relatos han sido publicados en antologías como Historia del Jabón ( Ediciones Copé, 2004), El Mestizo de las Alpujarras (Ediciones Copé, 2006) y Primeras Historias (2006). Noche que va callando (2009) es su primer libro de cuentos.

Loading Facebook Comments ...

2 Comentarios

  1. Jóenes somos todo los que nos atrevemos a navegar en el vasto oceáno de la novela.
    Tengo 64 años, hace 40 quise empezar a escribir una novela, nunca se dio; ahora vuelve esa inquietud e intento darle libertad a un personaje; me parece muy extraño, acostumbrado a la poesía, la primera persona no me suelta.
    Es bueno, es como un entrenador para un atleta que ambiciona un podio.

  2. Vale la pena recordar también el libro de Umberto Eco "CONFESIONES DE UN JOVEN NOVELISTA", para que la trilogia: Rilke, Eco, Vargas Llosa, le sirva de trípode a nuestros jovenes— y no tan jovenes— narradores.

Comments are closed.

Loading Disqus Comments ...