Camino a la Cochinchina

Entramos a Viet’Nam sin ojos, sin oídos y sin orientación. Los caminos mojados de lluvia, los arrozales inundados a tope, las casas delgadas y desgastadas -que me recordaban a Cuba- y las flores de loto por todas partes, nos daban pistas claras de dónde estábamos, mientras un ciclista con sombrero cónico nos lo confirmaba. Habíamos pasado la frontera y teníamos hacía una hora el sello de la República Socialista de Viet’Nam en nuestros pasaportes -y la impresión de la sonrisa vietnamita de bienvenida (tan lejana y a la vez tan cercana a la del chino que nos dio el adiós después de más de un mes en su país)-, pero estábamos perdidos igual. Por esas decisiones equivocadas de la vida, habíamos comprado algo así como “La Guía Azul del Sudeste Asiático” y solo con ojearla -quizás acostumbrados a “La Biblia”- nos sentíamos perdidos de verdad.

httpv://youtu.be/PQRegQzVgjM

Convencidos que nuestra mala compra nos haría viajar muy, pero muy mal, conseguimos copiar de otros compañeros de viaje unas cuantas referencias en nuestra libreta de notas y apuntamos como tarea urgente comprar una guía que nos guíe en serio. Haciendo apología a la Lonely Planet -y ya nos gustaría que nos patrocinen el espacio- quedamos convencidos que hasta ahora no se ha inventado un mejor manual para viajar y que hasta una copia -no tan mal hecha por suerte- no nos vendría mal. Contribuimos con la piratería sin cargo de conciencia y tiramos el otro ejemplar. Más tarde sabríamos que Viet’Nam es el país con las cifras más altas de piratería en el mundo y que habíamos sumado a su record un número más. Con facilidad aclaramos el camino a seguir y definimos nuestros siguientes pasos hacia la Cochinchina. Por su forma alargada tampoco habían muchas rutas qué tomar -de norte a sur o de sur a norte-, así que después de un primer encuentro cercano con Ho Chi Minh y la capital de un país que nos marcó la vida -y no es exageración-, acertamos en regalarnos el capricho de dormir un par de noches en una antigua embarcación de madera en el -mal llamado- Mar del sur de China. Rodeados de casi 2000 islas maravillosas nadamos, remamos y exploramos una de las 7 maravillas naturales del mundo, la Bahía de HaLong -que suena mucho mejor en inglés-: HaLong Bay.

[google-map-sc zoom=”4″]

© 2012, Valerie & Foncho. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorNota Editorial
Artículo siguienteRage against Siberia.
Valerie & Foncho

Valerie & Foncho

Comenzamos a viajar en Noviembre del 2010 y ya hemos recorrido varios países alrededor del Mediterráneo. Este Febrero, damos un salto hasta la India donde estaremos dos meses. Sigue aquí nuestros reportajes, anécdotas y secretos de viaje... Haremos todo lo posible para que veas Más allá de tus Narices. Nos caracteriza cierta insensatez e improvisación. Nos aburre el sistema y sus trampas. Si no es ahora, no es nunca. Queremos mirarlo todo, captarlo-editarlo y publicarlo. Conocer más mundo, sus culturas y sus diferencias… MASALLADETUSNARICES.COM