Calles nuevas

Qué se espera de la soledad de las calles.
El viento rodea a las personas,
abraza sin querer tocar.
Como la luz de las esquinas
y la luz de los cigarrillos muriendo
en el suelo húmedo y oscuro.

Nada nos toca, nada. Somos
la sombra intangible.
El espejo quebrado
_pisado y pisoteado por los años pasados .
El eco se aleja de nosotros,
nuestro propio eco, como exhalándolo.
exhalándonos la ventilación final.

Hoy quiero correr en esas calles,
ocuparlas, llenar de huellas al viento,
a la luz, gritarle
al eco que huya, como yo
de la sombra que somos,
de la falta de vida, del eterno final
que nunca llega.
Ciclo terriblemente bello.
Y cuando el viento estacione
mis pasos, como el eco
calmado, aguarde feliz de
no estar solo; buscaré un nuevo cigarrillo
como fumando el nombre que seré,
bautizo en humo
para decirme, decir todo.
Un bautizo menos definitivo y
más lleno de las enormes ganas
de abrirse a nuevas calles.
como renacer en la misma vida
y con mejores ecos.

D.C.
@LeChatDavo

© 2012, Elías David. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorLolita en Patines por Hidden Park
Artículo siguienteContagio
Elías David

Elías David

Sostuvo en esta revista, hace tiempo, la columna de poemas Saudade que ahora retoma, ya sin saudade. Ha impartido en su ciudad natal talleres de creación literaria donde ha aprendido mucho. Textos suyos han aparecido en antologías regionales de su país y de Miami. Fue profesor de secundaria. Ahora sólo lee y escribe, o sea, no hace nada.