Brexit. El mundo después…

El Brexit ha dividido en dos el Reino Unido. La derecha europea quiere más referéndum. Trump cabalga la ola antieuropea. El mundo ya no será el mismo.


Después de cuarenta y tres años el Reino Unido ha decidido separarse de Europa. Atrás queda el recuerdo de los estragos de guerras que llevaron a la creación de una Europa unida y regalaron a la población el período más largo de paz en la historia del viejo continente. La antipolítica, el populismo, la crisis del capitalismo, las inmigraciones masivas, el miedo a la incertidumbre de un futuro inestable, la violencia irracional del ISIS, son los ingredientes que han alimentado el resurgimiento de partidos y movimientos de extrema derecha, nacionalistas, xenófobos y racistas. El referéndum que el primer Ministro británico Cameron quiso promover, impulsado por un exceso de confianza, con la intención de volver a compactar a los conservadores y neutralizar la amenaza de los seguidores del Ukip, se le devolvió como un boomerang de violencia inaudita. Ya anunció sus dimisiones.

El Brexit ha dividido en dos el Reino Unido. Por un lado están Escocia, los grandes centros urbanos e Irlanda del Norte, y por el otro la Inglaterra provinciana que se volcó a las urnas como pocas veces.

Jóvenes, profesionales, intelectuales sobre todo en las grandes ciudades, in primis en Londres que solamente hace pocos días mostraba su cara más abierta e internacional al escoger a un alcalde de origen pakistano y fe musulmana, despertaron atónitos en un país desconocido. Entendieron que lejos de sus teatros, bares, cines, existe una población con menores recursos, estudios escasos, grandes problemas y una rabia creciente que necesitaba buscar a un culpable para todos sus males. Lo encontraron en la Unión Europea. Poco les importan las consecuencias, poco recuerdan la historia de un pasado dolorosamente sangriento, poco cambiará probablemente en sus vidas, por lo menos en el corto plazo.

Son las masas que mueven los populistas de todo el mundo quienes utilizan el dolor ajeno para ganar elecciones. Cabalgan hábilmente malestares producidos por la corrupción, falta de comunicación y arrogancia de políticos que se han ido alejando de la base electoral. Saben que son muchos los votos que puedes recoger cuando lanzas una carnada en la cual afincar los dientes del desespero.

La derecha europea exulta, quiere más referéndum, Trump cabalga la ola antieuropea para utilizarla en su beneficio, se agudizarán los odios y el rechazo hacia los inmigrantes.

Del otro lado está una población, en parte conformada por sectores que siguieron sin particular interés el proceso del referéndum convencidos de que el Brexit no pasaría, que ahora está tan aterrada que se ha volcado a buscar firmas para un “contra-referendum”. La petición lanzada a través del sito del Parlamento inglés recogió en tres días más de tres millones de firmas. Escocia por su parte está buscando fórmulas para desligarse de la decisión británica y seguir en Europa ya que el 62 por ciento de su población votó en contra del Brexit.

América Latina tendrá consecuencias sobre todo en lo que concierne la economía. Si bien el comercio de la región con los británicos no es tan fuerte como el que se mantiene con otros países europeos, hay importantes tratados comerciales, hechos a través de la Unión Europea, que deberán ser renegociados.

Más graves e impredecibles serán las consecuencias sobre los países europeos.

Cuando los británicos despierten de esta borrachera probablemente ya el efecto dominó podría haber causado estragos en otras partes. O quizás no, quizás estos resultados permitan a muchos euroescépticos entender que un voto puede significar un salto en el vacío, quizás los líderes europeos comprendan que ahora más que nunca es necesario compactar la Unión Europea y transformarla en esa federación de la que tanto se habla y para la cual tan poco se ha hecho. Quizás.

Lo único seguro, en este momento, es que el mundo después del Brexit ya no será el mismo.


Este artículo también fue publicado en ViceVersa Magazine. Te invitamos a leer más columnas de ViceVersa haciendo click en la imagen.

© 2016, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorEn el Lost ‘n’ Found
Artículo siguienteSyd
Mariza Bafile

Mariza Bafile

Mariza A G Bafile, nació en Caracas, Venezuela. Es periodista, escritora y guionista.
Desde 2014 es directora de la revista semanal online ViceVersa Magazine.
Es la responsable de las redacciones Italia y Estados Unidos del diario La Voce d’Italia de Venezuela.
La Voce d’Italia es considerado uno de los medios más importantes de los italianos en el exterior. Gabriel García Márquez relata una de las encuestas de Gaetano Bafile en un capítulo de su libro “Cuando era un periodista feliz e indocumentado”.
En 2006 fue electa diputado en el Parlamento Italiano en representación de los italianos de América Meridional y fue designada Secretario de Presidencia.
Mariza A. G. Bafile ha colaborado en Italia con: Rai International, Televisión italiana para el exterior, los diarios L’Unitá y Corriere della Sera y en Venezuela con Tal Cual, El Nacional y la radio Ciao Italia.
De 2011 a 2013 ha sido la responsable del departamento de relaciones internacionales de la Universidad italiana Link University.
Ha publicado el libro “Passaporto verde” donde reseña y comenta artículos escritos por su padre desde 1950 hasta 1958, la novela “Notturno” (Edizioni Studio 12) y el cuento “Anche i tordi emigrano” en la colección de cuentos “Premio Pietro Conti, Scrivere le migrazioni”.