Biutiful

Uxbal (Javier Bardem) es el padre de dos niños pequeños y tiene su custodia debido a que la madre, Marambra (Maricel Álvarez), lleva una vida de excesos. Uxbal se gana el pan en las calles de Barcelona empleando africanos y asiáticos indocumentados en oficios menores o ilegales. Él sabe que no se gana la vida de la manera más digna y procura ser considerado con los indocumentados: “yo no los exploto, los ayudo dándoles trabajo en algo que pueden hacer”, dice en algún momento. Sin embargo, sabe que de algo tiene que vivir y mantener a sus hijos, por eso soborna policías y comete las irregularidades necesarias para que las cosas caminen.

Al inicio de la película, Uxbal acude a una cita médica porque ha experimentado algunos malestares. Días después recibe los resultados: tiene cáncer a la próstata en estado terminal. En el mejor de los casos, dependiendo de su reacción a la quimioterapia, le quedan pocos meses de vida.

Mientras vamos viendo a un personaje cada vez más demacrado, que controla poco sus esfínteres, vomita en las calles y a quien incluso a veces le cuesta mantenerse en pie, a su alrededor van sucediendo situaciones no menos difíciles: la Policía detiene a los africanos y los pone en manos de Extranjería para que procesen su deportación, y los asiáticos, por un descuido suyo, mueren asfixiados en la bodega de la factoría en la que duermen.

A pesar de todo, Uxbal es un hombre parco y reservado que mantiene la firmeza. Aunque teme por la futura orfandad de sus hijos y siente un gran pesar por lo de los africanos y asiáticos, no lo exterioriza, e incluso no comparte con nadie cercano lo de su enfermedad: más bien busca reconciliar su situación con Marambra para así no dejar a los niños a la deriva. Se mudan juntos los cuatro a la casa de ella, pero el intento es un fracaso: Marambra no puede alejarse de la mala vida, así que Uxbal y sus hijos se marchan. Ya separados, Uxbal encuentra en la cama a su hermano Tito (Eduard Fernández) con Marambra, alcoholizada y drogada. Uxbal muere una noche durmiendo, junto a los niños, de la mano de su hija mayor.

Biutiful es un drama dirigido por el mexicano Alejandro González Iñárritu y escrito por él y el argentino Nicolás Giacabone, que nos muestra en carne viva más de un problema cotidiano: familias disfuncionales, alcohol y drogas, infidelidad, migración e ilegalidad. Probablemente esto sea un desacierto. La trama busca abarcar muchos problemas y resulta agobiante: no existe una dosificación del conflicto en la historia. Todo es trágico, no hay picos de tensión, o al menos no hay algunos breves instantes de desfogue, de escape. La vida, por más jodida que esté, no es un callejón sin salida: en ella siempre existirán, aunque sea, ciertas nimiedades que nos marcarán una sonrisa en los labios: compartir una taza de café con un amigo, o un intercambio de palabras en las escaleras con algún vecino, o sentarnos frente a la tele a ver el fútbol. Y sí, claro, después volveremos a nuestros problemas de mierda.

Con lo bueno y lo malo, Biutiful es una película que llega al espectador, que expone una realidad miserable; es un proyecto ambicioso que encara más de un conflicto y que tiene, es justo decirlo, una excelente actuación del reparto.

Vale mucho la pena sentarse frente a la pantalla el poco más de dos horas que dura la película.

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorEl baile de la victoria
Artículo siguienteEn el café de la juventud perdida: Patrick Modiano
Pedro Medina León

Pedro Medina León

(Perú, 1977) es autor de los libros Streets de Miami, Mañana no te veré en Miami y Lado B y editor de las antologías Viaje One Way y Miami (Un)plugged. Es además editor y director del portal cultural y sello editorial Suburbano Ediciones. Como gestor cultural ha sido co-creador del programa literario Escribe Aquí, que fue galardonado con una beca Knight Arts Challenge por la Knight Foundation Center y ha realizado los eventos Cuál es el futuro de la Literatura Latinoamericana en Estados Unidos, Books & Books (2012 – 2013); el programa Miami Literario: encuentros de narradores locales, Books & Books (2014); entre otros. También es columnista colaborador en El Nuevo Herald y ha impartido cursos de técnica narrativa entre los años 2013 y 2015 en el Koubek Center de Miami Dade College. Estudió Literatura (Florida International University) con una especialización en Sociología y en su país Derecho y Ciencias Políticas (Universidad de Lima).