85 F
miami
Jueves, Mayo 25, 2017
Inicio Autores Publicaciones por Ginonzski

Ginonzski

74 MENSAJES 8 Comentarios
Gino Winter (a) "Ginonzski": Nació en los Barrios Altos, Lima-Perú, de padre suizo-anglosajón y madre ítalo-peruana. Estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Fue comando-paracaidista de la Fuerza Aérea, gerente de negocios y de riesgos en un gran grupo financiero y finalmente trabajador ilegal en varias ciudades de USA. Desde hace algunos años funge como escribidor. Crónicas Ilegales es una columna de humor negro que cuenta las experiencias tragicómicas de un inmigrante ilegal en su lucha por sobrevivir en diferentes ciudades norteamericanas, especialmente en Miami.

Estos ojos no lloran más por ti

  Este pez ya no muere por tu boca este loco se va con otra loca estos ojos no lloran más por ti. —Joaquín Sabina Fue un beso volado...

Veinte dólares para el negro Wallace

Mi vida es un concierto de equivocaciones, una tragicomedia con música de Wagner y libretos de Molière… —¡Fiuuu-í… fiuuuu-í…! —¡Ya salgo, negro…! »En épocas de mi infancia,...

¿Qué culpa tiene Fatmagül… de su ADN mitocondrial?

De un cigarro preso entre tus labios, va saliendo poco a poco el humo, que al meterse dentro de tus ojos ha cambiado su color… —Rita Pavone Estaba saboreando...

Una buena patada en el culo

—Qué buena ubicación, asere, justo donde no te capta la camarita ¿De operativo? —Héctor Moreno, exprofesor de física del Instituto de Ciencias de Camagüey,...

La hermana gemela

Conocí a Cristine en el counter de una compañía almacenera donde llegué como trabajador temporal. Me recibió con una cálida sonrisa latina y una...

El point de las putilingas

«¡AGUA… AGUA... AGUAAA!…» El grito hídrico, repetido por varias voces femeninas, me sonaba como un eco raro, como el coro de una comedia musical, de...

Soledad Montoya

Soledad: lava tu cuerpo, con agua de las alondras, y deja tu corazón, en paz, Soledad Montoya. —García Lorca   Una cálida tarde de Kendall Lakes, llegué a...

No juegues con el Diablo

«No juegues con el Diablo, no juegues con el diablo, que el Diablo come candela, ah, no juegues con el Diablo, que el diablo...

El salón de los espejos

Acompañado de un ramo de flores y una cajita de bombones Ferrero Rocher, ingresé al ala occidental del cuarto piso del Baptist Memorial Hospital...

El viejo Volvo, un Blackberry y una vieja desnuda en el asiento de atrás

—Se le ve muy bien Dr. Knörr, nadie podría pensar que tiene usted más de sesenta años. —Llevo una vida simple y sana, señorita periodista. —Pero...

AUTOR DEL MES