83.5 F
miami
Jueves, Agosto 17, 2017

Eduardo Gonzalez Viaña

26 MENSAJES 0 Comentarios

Autor de unos cuarenta títulos, catedrático en los Estados Unidos, Premio Internacional de Novela en ese país, Premio Nacional de Cultura del Perú, Premio Internacional Juan Rulfo de narrativa, Miembro Correspondiente de la Academia de la Lengua, entre otros de sus galardones, González Viaña ha expresado en sus obras la esforzada y milagrosa epopeya de la inmigración hispanoamericana en los Estados Unidos.

Eduardo González Viaña entregó hace poco Vallejo en los infiernos la primera novela biográfica acerca del poeta César Vallejo, su paisano y, como él, estudiante de la Universidad Nacional de Trujillo. Con el hasta ahora casi desconocido expediente judicial a la mano y una serie de cartas inéditas, el autor recreó la espantable experiencia carcelaria del mayor poeta peruano así como el encanto sin límites de una vida fascinante. Su novela El corrido de Dante es considerada como un clásico de la inmigración en Estados Unidos. En menos de dos años, ese libro (Arte Público, USA, 2006) ha tenido cinco ediciones en países e idiomas diferentes. En castellano e inglés, en Texas, Estados Unidos. En italiano, en Siena. En marzo del 2008, apareció la edición española, en Alfaqueque y en agosto, la latinoamericana, en Planeta.

Por ese libro, en julio del 2007, González Viaña obtuvo el Premio Latino Internacional de Novela de los Estados Unidos en un evento muy comentado por la crítica norteamericana en el que el segundo premio fue compartido por las reconocidas novelistas Gioconda Belli e Isabel Allende.

El autor publica cada semana “El Correo de Salem”, una columna periodística que aparece simultáneamente en decenas de diarios de América y en “La Nueva España”. Además de vibrante defensa de los inmigrantes, esa columna intenta ser una radiografía de la vida norteamericana. Residente en los Estados Unidos desde hace 22 años, González Viaña es catedrático en Western Oregon University. El Correo de Salem

Amenaza infernal contra los inmigrantes

por Eduardo González Viaña Durante octubre, la facción republicana de la Cámara de Representantes paralizó el estado norteamericano durante dos semanas. Si aquello hubiera durado un...

Risas en el parque

Eduardo González-Viaña Sentado sobre una banca de un parque de Salem estaba intentando leer un poco cuando desde la puerta de una casa cercana vino...

Mi tía Hulda

Eduardo González - Viaña Para Antonio Melis y Lucia Lorenzini El talento del gran cirujano de Trujillo, Daniel Canchucaja, responde del éxito de la operación que...

La santa muerte

Eduardo González Viaña Hay una historia que he escrito varias veces. La volveré a escribir porque todavía no sé su desenlace. Trata sobre una anciana que...

Carta a Javier Heraud

Eduardo González-Viaña Hermano: de todos nuestros compañeros de generación, eres el que mejor se conserva. Conservas los mismos ojos asombrados del chico que estaba recibiendo el...

Mr. Capriles: usted no es Simón Bolívar

Eduardo González -Viaña Hace cinco años, Melissa Patiño, una colegiala de Lima, escribió un poemario sobre Simón Bolívar. Su admiración por el fundador de nuestra...

Las licencias de conducir y el chipotle

Eduardo González -Viaña Hace algunos años, en una manifestación del primero de mayo, frente al Capitolio de Oregón, corté en cuatro pedazos mi licencia de...

El gato que rezaba el rosario

Eduardo González - Viaña A Cecilia Galzio, en Sicilia Un día en mi pueblo, cuando yo tenía 15 años, visité a una tía abuela llamada Mercedes...

El Papa del fin del mundo

Eduardo González -Viaña El Papa Francisco ha llegado a Roma desde el fin del mundo. No se supone que esté dispuesto a restaurar las enseñanzas sociales...

El amor en una liga de anarquistas

Eduardo González Viaña “Los hombres matan mucho más obedeciendo que rebelándose”- decía un letrero colocado en la pared tras del escritorio principal. Por leerlo y releerlo,...

AUTOR DEL MES