74.9 F
miami
martes, noviembre 21, 2017

Elías David

79 MENSAJES 3 Comentarios
Sostuvo en esta revista, hace tiempo, la columna de poemas Saudade que ahora retoma, ya sin saudade. Ha impartido en su ciudad natal talleres de creación literaria donde ha aprendido mucho. Textos suyos han aparecido en antologías regionales de su país y de Miami. Fue profesor de secundaria. Ahora sólo lee y escribe, o sea, no hace nada.

Entrevista a Yolanda Segura. O reguero de hormigas

Yolanda Segura (Querétaro, 1989) estudió la maestría en Letras Latinoamericanas en la Universidad Nacional Autónoma de México y realizó una estancia de investigación en...

Poema de Elías David

Pre cuestiones ¿Qué primera pregunta le harías a Dios? Ten en mente: todo lo sabe: la fecha del mundo y los periódicos, la tinta y la caducidad...

El emisario o La lección de los animales

Vine al mundo a hacer observación participante. Comienza así la novela de Alejandro Vázquez Ortiz (México, 1984), en medio del huracán Alex a finales...

De Dios sé muy poco

(Este poema es un fragmento o un poema que conforma un texto de mayor longitud). No soy experto en nada los temas se me intuyen y luego se...

Apuntes sobre Andor

Tal parece que la idea de “aquí estamos solo de paso” nos ha dejado de lado la vida y nos mantiene a la expectativa...

Límulo, de Ángel Vargas

  Llegué a Límulo casi por azar, o por coincidencias lógicas de la lectura de poesía, digamos que fue un proceso evolutivo. Uno lee y...

El libro más personal de Ricardo Sumalavia

"Cualquier escritor que tiene un mínimo respeto hacia su obra en lo que piensa básicamente es en la necesidad de transmitir algo personal". No somos...

Dentro de un lamento dentro de un aviso

No quiero ser otro paladar que te salive en este país del autoexilio, pero acá tampoco puedo alejarme de la parte que me toca del punto final de...

Estaciones nocturnas mexicanas

sagas Ibán de León (Oaxaca, México. 1980) Es un libro sobre la soledad, la ruptura, la distancia de las cosas dentro de nuestro recuerdo y nuestros...

De cinco a siete

Mientras en el auto atravesamos la neblina del puerto, dices que vea los vagones del tren eran siete como las personalidades en el mundo, que era de lo...

AUTOR DEL MES