A paso de gigante: entrevista al artista cubano Alejandro Mendoza

Por: María Espinoza

Cuando el espacio se somete a la inspiración progenitora de un creador que respeta en sus dimensiones el equilibrio y las sutilidades espirituales contenidas en la materia y la energía, no hay duda de que se está frente a un gran creador. Expresivos y reveladores, los trabajos del artista cubano Alejandro Mendoza refieren a la naturaleza en todos sus dominios, al tiempo que revalorizan y perpetúan la fuente creadora: esa primera imagen atemporal en la que se manifiesta algo de los materiales, la forma y la idea.En su obra escultórica, los materiales metálicos —como el hierro, por ejemplo— se convierten en símbolos del pasado, los rizos energéticos del ayer que significan la comprobación del paso del tiempo, el despliegue de los siglos que transitan y la oscilación constante que camina hacia el objetivo del traslado hacia otros espacios y dimensiones, mientras que los materiales más nobles, como la madera y el hule, le permiten un vasto registro de probabilidades estéticas por su gracilidad dinámica y móvil.

Biografía

Alejandro Mendoza nació en La Habana, Cuba, en 1967. En la actualidad, vive y produce arte desde Miami, EEUU. En 1987 se graduó en el Instituto Nacional de Arte y Diseño Gráfico de La Habana, y en 1992, se graduó en el Instituto Superior de Arte de La Habana, ambos  centros de propuestas artísticas innovadoras. Su trabajo ha sido incluido a las colecciones permanentes del Museo Nacional de Bellas Artes y el Centro Wifredo Lam (hoy los organizadores de la Bienal de La Habana). En 1922 deja Cuba y viaja a México, donde pasará los siguientes quince años, produciendo un importante cuerpo de trabajo que está incluido en prestigiosas instituciones como el Museo del Chopo, U.N.A.M y Museo de Arte Carrillo Gil.

Más tarde se trasladó a Buenos Aires, Argentina, país donde su carrera madura. Su trabajo ha sido incluido, asimismo, en “The Farber Collection” y “The Noyes Museum”, en Nueva Jersey. Desde 2005 reside en Miami y se ha convertido en un artista emblemático para esta comunidad. Algunos de los elementos constantes e importantes en la propuesta estética del artista son: el hombre y sus asociaciones con la vida y la sociedad, y la condición moderna que lleva a la simplificación del sentido común para llegar a ser entendido. En la actualidad dirige el proyecto de arte público “Giants in the City”, trabajo colectivo en el que se entraman esculturas inflables a escala monumental de reconocidos artistas de nivel internacional.

Ha obtenido premios y distinciones, entre los que se destacan el Best Show, IX Exposicion de Arte Latinoamericano y del Caribe, el Museum of the Americas and Broward Community College South Campus, el Pembroke Pines, FL; el Spiritual VII International Exhibition “High Standard of Excellence”, EEUU; el SOHO International Art Competition, New York; el Kansas City Artists Coalition’s; una Mención de Honor Arte Joven, Universidad de las Américas, Puebla, México; una Mención Salón Nacional de Arte Contemporáneo Cubano, Centro Wilfredo Lam, Cuba; el premio Jornada Científica Pedagógica, ISPEJV, La Habana, y el The John & James L. Knight Foundation Awarded at Knight Foundation Arts Partnership Grant (2008).

En esta entrevista, Alejandro Mendoza nos habla de su búsqueda y experimentación como artista y el proyecto colosal que dirige, “Giants in the City”.

ME: ¿Cómo descubres tu vocación de artista?

En mi adolescencia sentí la necesidad de crear algo, y eventualmente este algo se convirtió en mi práctica como artista. Realmente no descubrí mi vocación: la encontré paulatinamente.

ME: Completaste tus estudios en el Instituto Nacional de Arte y Diseño Gráfico y en el Instituto Superior de Arte en La Habana. ¿Qué papel ha jugado la academia en tu formación como artista?

AM: En mi opinión, el conocimiento y práctica en la academia es muy importante para el desarrollo y madurez de un artista; la academia, sin duda, orienta y estimula el proceso de tu conocimiento y el entendimiento, en la mayoría de los casos, no exactamente de lo que será, sino de lo que no debería ser.

ME: Como tú, muchos son los artistas cubanos que emigraron a los Estados Unidos. ¿Qué significa para Alejandro Mendoza hacer arte desde este país?

AM: Hacer arte desde este país, y solo hacer arte, es un privilegio en cualquier parte del mundo. Relocalizarnos geográficamente constituye un aporte más al crecimiento de nuestra identidad y la práctica del arte como tal.

ME: ¿Quiénes son los artistas que han tenido influencia en ti?

AM: Muchos; constantemente soy influenciado por muchos artistas que a su vez tuvieron influencias de otros que fueron influenciados por otros.

ME: ¿Te consideras un artista que se pudiera clasificar en alguna corriente o en alguna categoría?

AM: Hoy día, según lo que produzco como arte, puedo decir que practico una escultura figurativa conceptual.

ME: Hablemos de tu obra escultórica. ¿Tienes las esculturas en mente antes de su composición? ¿Piensas en la próxima escultura antes, mucho antes de realizarla, o cuando ya estás con los elementos en mano?

AM: A veces tengo una idea general y bastante certera de lo que quiero hacer; sin embargo, el propio proceso creativo te dirige constantemente a cometer errores. El arte no es del todo una práctica consciente; es por ello que la creación está compuesta de una gran amalgama de elementos y estructuras de nuestra conciencia, además de nuestras habilidades y posibilidades. A medida que pasa el tiempo y empiezas a desarrollar cierta obra, de alguna manera las sorpresas y los errores van mermando; sin embargo, nunca conoces el final hasta que no llegas a él.

ME: En el 2008 creas el proyecto Gigants in the City. Háblanos de este proyecto de arte público que diriges. ¿Cómo surge la idea? ¿Cuál es el efecto producido en los espectadores por las esculturas inflables colocadas en lugares públicos?

AM: “Giants in the City” surge en 2008, a través de la necesidad de querer expresar mi obra a gran escala, de la necesidad de querer crear una obra monumental, pero con recursos limitados. Esta idea personal la compartí con algunos colegas, y estos, a su vez, la compartieron con otros. El resultado fue fantástico: propuse una idea personal a un colectivo que creció tan rápidamente que la sobrepasó, convirtiéndola en un proyecto público.

Los espectadores disfrutan este evento de obra pública. Las piezas tienen una magia nómada; están hechas para vivir en la ciudad y se alimentan del aire de la ciudad. Nadie necesita organizar su agenda para disfrutar de “Giants in the City”: es un genuino ejercicio de arte público.

ME: Además de artista visual, te desempeñas como curador de arte. ¿Qué papel juega un curador dentro de las artes plásticas? ¿Qué reflexiones toma un curador antes de realizar un montaje?

AM: Soy solo curador del evento de arte público creado por mí. En realidad, por defecto debo serlo. Es una gran responsabilidad y decisión tomar las determinaciones correctas a la hora de escoger una nueva pieza y producirla a escala monumental, como también lo es seleccionar los lugares de exhibición y toda la logística para la producción. Después de esta experiencia, que aún practico, honestamente solo me defino en este caso como curador de la obra pública que fundé: más allá, solo soy un artista.

ME: En la última década, Miami se ha colocado en el mapa mundial del arte contemporáneo. Las ferias de Art Basel y Arte Americas, por nombrar solo dos, representan un punto de encuentro entre artistas y coleccionistas. ¿Qué opinión te merecen estas ferias y qué papel juega el arte hecho en Miami en el contexto internacional?

AM: Creo que es una gran oportunidad y privilegio que ferias internacionales como Art Basel lleguen a Miami, así también como el gran despliegue de ferias “hermanas”. Sin embargo, las ferias propiamente están orientadas no al registro y estímulo del arte como práctica y elemento cultural: las ferias registran un formato eminentemente mercantil y justo; es la razón básica de su existencia. Creo que para los artistas locales es una buena oportunidad de generar o vincular sus obras dentro del mercado del arte. Sin embargo esto, en últimas instancias, no los hace ni mejores ni peores: es su práctica como artista lo que da el desarrollo y madurez a sus obras.

ME: Por último, Alejandro, ¿cuáles son tus proyectos futuros?

AM: Hacer arte, crear; a estas alturas ya no puedo parar.

ME: Muchas gracias.

As the artist would say: (Creating is the most “Bestial”) process of my conclusions.

Creating is the experience of being constantly unsatisfied. When this happens, I should re-do and lie to myself again.

www.alejandromendoza.net

www.giantsinthecity.com

Video Giants in the City:

httpv://youtu.be/9ZPJbnpyw9E

Obras:

 

 

© 2012, María Espinoza. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorEntrevista a la pintora cubana Maggie Génova-Cordoví
Artículo siguienteLa importancia de Mariátegui
María Espinoza

María Espinoza

María Espinoza nació en Lima, Perú y actualmente reside en Miami, FL. Obtuvo un doctorado en Literatura Hispanoamericana de la Universidad Internacional de la Florida. Es conferenciante y ha publicado artículos en periódicos y revistas de literatura y arte. Artista plástica ha participado en exhibiciones en Latinoamérica y Estados Unidos.