“A Estados Unidos suele emigrar la gente pensando que terminarán actuando en una película de Hollywood”. Entrevista con el escritor Gunter Silva Passuni

gunterGunter Silva Passuni (Perú), es autor de la colección de cuentos “Crónicas de Londres” (Atalaya 2012) y “Homesick ” (Sub-Urbano Ediciones 2013). Estudió en la facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Santa María La Católica y además tiene el título de BA en Artes y Humanidades.
Ha colaborado en revistas literarias y culturales como Sub-Urbano (Miami), Ventana Latina, La Tundra (Londres), entre otras. Actualmente ejerce la enseñanza de español en el Reino Unido.
Antes de Homesick publicaste el libro de cuentos Crónicas de Londres (Atalaya, 2012). Para que nuestros lectores conozcan más tu trayectoria, cuéntanos, por favor, sobre ese libro

Crónicas de Londres está conformado por  doce cuentos y una crónica. Me tomó un año escribir ese libro, y básicamente fue un ejercicio de auto-terapia, necesitaba retratar a los inmigrantes latinos en Londres, sentía esa necesidad de diseccionar a ésos personajes y a la ciudad misma. En ese proceso me fui encontrando a mí mismo, tuvo un efecto catártico. Además fue un acto de resistencia al frío y la melancolía.

Teniendo en cuenta entonces que Crónicas de Londres y Homesick siguen la misma temática, nos asalta una duda: ¿emigrar hizo que te inclinaras por la literatura?

No, yo ya venía escribiendo cuentos hacía mucho tiempo atrás, allá en Perú. Hay varios de ellos que se pueden leer en el ciberespacio. En esa época escribía más historias de corte fantástico, hombres transformados en vampiros, mujeres lobas, eventos sobrenaturales. Hace poco estuve releyendo el cuento ‘El Portal de Penuel’ que se publicó en el blog literario Quipu, y comprobé claramente que por aquella época, como todos los que se inician en el cuento, estaba enamorado de Borges y del genero fantástico.

¿Hace cuánto te fuiste del Perú?

Hace 8 o 9 años más o menos.

El cuento, se dice, es el género que requiere mayor oficio y rigor de parte de los autores. Cuál de los cuentos del volumen Homesick fue el que más batalla te llevó sacar adelante?

No sé si es una ley general. Yo me llevo bien con los cuentos por que soy volcánico y tengo poca paciencia. Escribir una novela me volvería loco, yo creo que es más fácil cuidar una pequeña parcela que un latifundio. Contestando la segunda parte de tu pregunta, el relato ‘La Tierra Prometida’ me dio bastante trabajo, cambié varias veces su estructura, su final. La primera versión estaba narrada con una voz más profética, más bíblica, a lo William Blake. Allí cuento la historia de un joven polaco que es enviado por su abuela a Londres para que contribuya con la economía de su familia.

Además de la nostalgia por la patria lejana, la ilusión de una vida nueva y la miseria, en las historias de Homesick hay un denominador común que llama la atención: los personajes masculinos buscan “refugio” en alguna mujer y siempre las cosas terminan mal. Esto se asocia inevitablemente con la fragilidad de estos sujetos, son seres muy vulnerados por la realidad. ¿Eso surgió desde el planteamiento inicial como para darle unidad temática o simplemente los personajes estaban tan desprotegidos?

 No me había fijado en ello, pero es cierto, en mis personajes hay un impulso de entregarse sexualmente a otros a quienes perciben como establecidos. Fracasan por que son relaciones jerárquicas, ellos son la parte disminuida: no hablan el idioma, no entienden la cultura, las leyes están en su contra y por último caminan en una ciudad de calles de cristal, a punto de reventarse bajo sus pasos. No hay una relación de igualdad con las mujeres que aman, si no más bien una muy parecida al de obrero-patrón.

¿Odias a las mujeres?

 No, odio a las musas, que son espíritus femeninos, espíritus poéticos, que nunca vienen a verme cuando las invoco.

 ¿Cuál consideras que es el aspecto menos favorable para un escritor “emigrado”?

Depende de donde emigras. Por ejemplo Francia es un país que traduce el 40% de la literatura de otras lenguas a su idioma, a sus editoriales les encanta publicar y nutrirse de la literatura latinoamericana, no sólo con los del Boom sino también con escritores más contemporáneos. El Reino Unido sólo traduce el 3% de la literatura en otras lenguas al inglés, en cierto modo, es mucho más difícil darse a conocer si eres inmigrante y si escribes en español como es mi caso. Por otro lado cuando te invitan a charlas literarias en tu país, por cuestiones de distancia y costos sólo te queda rechazar esos eventos de la manera más diplomática.

 Se habla del American Dream en Estados Unidos. Un limbo donde la ansiedad carcome a quienes deciden “soñarlo”. En Homesick, sin embargo, vemos se nos cuentan historias  crueles ¿Crees también que hay un London Dream?

 Londres es una ciudad muy intensa, muy materialista, con una presión muy alta. Si se combina eso con personajes que no hablan el idioma, no tienen papeles en regla o se encuentran en la ilegalidad, la ecuación va a generar historias crueles, de mucha injusticia. Yo recuerdo que sólo unos años atrás la libra esterlina cotizaba muy fuerte, duplicabas tu dinero si la cambiabas a euros o dólares, por ello hubo una corriente migratoria muy grande de jóvenes polacos, latinos, árabes, indios, en la última década. Esto se ha visto reducido por la crisis económica y por las políticas anti-migratorias del gobierno, pero en general las personas que emigran al Reino Unido lo hacen con una idea más realista, con una meta más modesta: conseguir un trabajo que les permita ahorrar algo de dinero. A Estados Unidos suele emigrar la gente pensando que terminarán actuando en una película de Hollywood o modelando para Calvin Klein en una marquesina del Times Square.

 ¿Qué nos puedes contar sobre la movida literaria  en Londres?

Es una ciudad con mucha movida literaria, tiene una gran cantidad de escritores vivos que ya se les podría considerar clásicos de la literatura como Julian Barnes, Martin Amis, Hilary Mantel, Ian McEwan, y además de contar con una gran tradición literaria cuentan con una corriente de voces jóvenes muy interesante como: Kazuo Ishiguro, Zadie Smith o Adam Thirlwel. Es una pena que los escritores que escriben en español seamos casi invisibles. No sé si las editoriales pecan de arrogantes al negarse a publicar más traducciones, pero es obvio que si la literatura no es diversa se corre el riesgo de canonizar una sola, la de ellos.

 ¿Un periodista peruano aseguró que existe un segundo Boom Literario?

No, no creo que exista uno en la actualidad. Los muchachos del boom eran cuentistas, novelistas, ensayistas, carismáticos, comprometidos con la política de su tiempo, grandes oradores y de yapa, galanes. Creo que ese tipo de movimientos ocurren sólo una vez cada cien años. Aunque si creo que hay algunos escritores actuales que están llevando nuestra latinidad, nuestra herencia, nuestra cultura, al resto del globo. Tal es el caso de Francisco Goldman, Junot Diaz o Daniel Alarcón. Por tres sencillas razones, escriben bien, lo hacen en inglés y sus temas reflejan la realidad de nuestros países.

DESCARGA HOMESICK AQUÍ

© 2013, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.