A Better Life

Drama – 2011: 93 minutos

Dirección: Chris Weitz

Carlos Galindo (Demian Bichir), inmigrante mexicano en los Estados Unidos, es un jardinero indocumentado que reside en Los Ángeles. Su objetivo es salir adelante para ofrecer una vida mejor a su hijo Luis (José Julián). La suerte, sin embargo, no estará de su lado, por lo que cada uno de sus intentos terminará en un amargo y triste fracaso.

A Better Life apuesta por mostrar la vida de inmigrantes indocumentados hispanos en Estados Unidos, tema que tiene un sinfín de matices. Y lo que nos presentan los escritores del guión, Eric Eason y Roger Simon, y el director Chris Weitz es apenas un estereotipo de algunos de estos matices. La trama de A Better Life aborda el problema de las relaciones entre padres migrantes e hijos gringos —que a menudo serán dos perfectos desconocidos bajo el mismo techo—; las limitaciones de quienes permanecen como ilegales en Estados Unidos —como su imposibilidad de obtener una licencia de conducir—; las deportaciones; las mezquinas relaciones entre los mismos migrantes —que generalmente, más que apoyarse, se convierten en un obstáculo—, y el lumpen del submundo “gangero”. ¿Muchos temas para un film de 98 minutos? Sí, efectivamente son demasiados. De cualquiera de estos temas podrían rodarse diez películas diferentes. Y A Better Life apenas esboza algunas pinceladas sobre cada uno. Si lo que busca esta película es presentar un drama, no logra atacar frontalmente ninguno de los conflictos que presenta y, por tanto, no despierta las emociones que todo buen drama debe despertar.

Asimismo, hay varios puntos poco verosímiles en la construcción de la historia. Por ejemplo, Carlos Galindo vive en Estados Unidos desde hace quince años como mínimo —su hijo, de catorce, nació en ese país—, por lo que, si bien no es imposible, tampoco resulta muy probable que después de tanto tiempo el protagonista siga indocumentado y que no tenga carro. Así como se nos presenta, la historia más parece referirse a personas que residen muy poco tiempo en el país y que están buscando la manera de abrirse un camino.

Por otro lado, el aspecto físico del actor Démian Bichir es poco representativo del personaje al que encarna, pues su aspecto físico no encaja con el del inmigrante —mayormente indio— que cruza la frontera con un ‘coyote’. Y además, serán poco verosímiles las casualidades con las que se resuelven muchos nudos trascendentales, como por ejemplo esa inexplicable parada de un policía mientras Galindo conduce su camioneta y que dará pie a una parte clave en la vida del personaje, o el timbrazo de un celular que se escucha desde el interior de una casa hasta la calle y que llevará al protagonista a encontrar algo que estaba buscando.

Es también preciso objetar algunas escenas en las que se busca demostrar la realidad del indocumentado: una mañana, Galindo, arreglando el jardín de una mansión, subirá a la copa de un árbol y la dueña de la casa, una gringa, preguntará al jefe de Galindo si este tiene seguro médico, porque teme que sufra un accidente. Primero, es poco probable que una gringa millonaria salga a hablar con los jardineros, y segundo, tampoco preguntaría si tienen seguro contra accidentes. Sabemos que se busca hacer notar que los indocumentados no tienen seguro médico, pero opinamos que la forma de hacerlo no es idónea. Tal vez la escena podría ser una magnífica propaganda de Benetton o de Unicef —la gringa que parece un pedazo de queso Cheddar parada junto al mexicano indio regordete y bigotón—, pero en una película como esta simplemente no funciona.

Tantos conflictos tratados tan superficialmente, tantos cuestionamientos que despierta la construcción de la trama, hacen que A Better Life ofrezca apenas un panorama trillado y esquemático para aquellos que desconocen esta realidad, y para quienes la conocemos, una adaptación casi circense de temas que dan para ser tratados con mucho más profundidad y desde otras perspectivas. Lean, si no, las “Crónicas Ilegales” de Gino Winter…

© 2012, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorEncuentro con Bernardo Baraj
Artículo siguienteRage against un árbol
Pedro Medina León

Pedro Medina León

(Perú, 1977) es autor de los libros Streets de Miami, Mañana no te veré en Miami y Lado B y editor de las antologías Viaje One Way y Miami (Un)plugged. Es además editor y director del portal cultural y sello editorial Suburbano Ediciones. Como gestor cultural ha sido co-creador del programa literario Escribe Aquí, que fue galardonado con una beca Knight Arts Challenge por la Knight Foundation Center y ha realizado los eventos Cuál es el futuro de la Literatura Latinoamericana en Estados Unidos, Books & Books (2012 – 2013); el programa Miami Literario: encuentros de narradores locales, Books & Books (2014); entre otros. También es columnista colaborador en El Nuevo Herald y ha impartido cursos de técnica narrativa entre los años 2013 y 2015 en el Koubek Center de Miami Dade College. Estudió Literatura (Florida International University) con una especialización en Sociología y en su país Derecho y Ciencias Políticas (Universidad de Lima).