Andreu Meixide – “En el siglo XX la mayoría de industrias culturales se basaban en la copia física ya sea de libros, discos, películas, etc. En torno a esto se organizaron modelos de negocio que con la digitalización han quedado obsoletos”

Andreu Meixide expo

Conocí a Andreu hace unos cinco años cuando hicimos un taller de cine documental en Barcelona. En aquel momento, Andreu estaba trabajando para un estudio de arquitectura, pero al poco tiempo lo abandonaría para dedicarse de lleno al mundo audiovisual.

Es director de programación del Barcelona Creative Commons Film Festival (BccN). Ha dirigido los documentales Marquesa, Sóc Rambla y actualmente trabaja en el proyecto Bloc de Pescadors, una webserie documental donde se puede ver por capítulos el proceso de mediación entre técnicos del ayuntamiento de Barcelona, arquitectos y vecinos para conseguir la rehabilitación de un bloque de pescadores.

 Actualmente sigues inmerso en el proyecto Bloc dels Pescadors, ¿cómo surge la idea?

El ayuntamiento de Barcelona empieza un proceso de mediación con los vecinos de la Barceloneta para remodelar un edificio histórico, catalogado como patrimonio cultural, que agrupa 11 bloques. Se tenían que poner de acuerdo más de 500 vecinos y era un proceso muy complejo. El ayuntamiento decidió dedicar una pequeña parte de presupuesto  para documentar este proceso de mediación ciudadana.

 Y aquí es donde apareces tú…

Sí. Aunque entonces profesionalmente me dedicaba a la arquitectura, siempre he tenido estas dos pasiones, el cine y la arquitectura, y me he formado en ambas. Me enteré del proyecto y me presenté al Ayuntamiento con mi primer documental Marquesa. Les gustó el tono y lo que había hecho y como además tenía perfil de arquitecto decidieron confiar en mí. Fue mi primer encargo profesional.

 ¿Y dejaste la arquitectura por los documentales?

Resulta que el documental Marquesa,  un trabajo sobre la vida cotidiana en el último palacio urbano con uso doméstico del centro de Barcelona, lo rodamos cuando aún trabajaba como arquitecto. Lo edité yo mismo, pero tardé un año porque lo hacía por las noches. Cuando me encargaron el Bloc dels Pescadors, si decidí aparcar la etapa de arquitectura, porque es un proyecto requería dedicación completa.

 ¿Cómo es tu día a día en el trabajo documental?

Me gusta basar mi trabajo en la pura observación. Mi intención es hacerme invisible con la cámara, ser como un mueble más de la sala. El objetivo es conseguir ese minuto interesante o especial entre los vecinos, que me permitirá explicar la historia sin tu tener que hacer preguntas, ni entrometerme.

 ¿Los vecinos se sienten invadidos por tu presencia? Porque cada día un extraño en sus reuniones…

 Me han aceptado como una parte más. Al principio para ellos yo era “el de la Televisión” y al tercer mes ya todos me conocían. Me gusta esta manera de trabajar porque es poco invasiva. Para mí es más excitante presenciar y grabar esos momentos de la realidad que te ayudan a explicar un proceso como éste, que la perfección técnica. Se convierte en algo cotidiano, aunque eso tiene un precio: el tiempo.

 Cuéntame un poco del festival de cine en Creative Commons, ¿En qué consiste?

 BccN es un festival de cine que lleva cinco ediciones y fue el primero del mundo en sus características. El objetivo  del festival es dar visibilidad a películas que están realizadas bajo licencia Creative Commons, lo cual significa que se han planteado con una relación en positivo con Internet.  Esto hace replantear, por ejemplo, la cuestión de los derechos de autor en la era digital o la relación creadores y audiencia. Es el festival referente de cine con licencias libres.

Creemos que Internet significa compartir, y compartir por lo general libremente (de hecho nosotros permitimos y facilitamos que nuestro festival se copie de manera legal en cualquier lugar de mundo). Nunca en la historia la capacidad de comunicación ha sido como la actual. El reto: hacer esto interesante y viable económicamente. En el festival damos visibilidad a gente que esta debatiendo estas ideas.

bccn2013-javierjaen

 ¿Crees que la gente de la industria entiende este concepto de compartir?

Seguramente no, porque no interesa. Es fácil, en el siglo XX la mayoría de industrias culturales se basaban en la copia física ya sea de libros, discos, películas, etc. En torno a esto se organizaron modelos de negocio que con la digitalización han quedado obsoletos. Por ejemplo, con el cine digital ya no es necesario realizar estas copias y llevarlas físicamente a los cines porque se trata de archivos. Esto debería replantear el papel de algunos intermediarios, como las distribuidoras. Sin embargo esto no es así, y se pretende aguantar un esquema de industria que creemos que ya no es acorde con las realidades actuales. Todavía hoy hay gente que piensa que nada debería cambiar, pero una herramienta como Internet lo cambia todo. Hay que estar abiertos a nuevas maneras de producir, distribuir y exhibir cine. Afortunadamente cada vez hay más gente que hace cine por estos nuevos caminos, a pesar de la falta de reflejos de la industria y los intentos de desviar el debate.

Y acá entra el tema de la piratería …

Claro, nos criminalizan. Nos dicen: ¿Estáis a favor de que sea todo gratis?, cosa que  no es cierto. Cultura libre no quiere decir exclusivamente gratis (además, la piratería  no es “todo gratis” ya que pagamos a unas empresas proveedoras de Internet se enriquecen con su existencia).  Se intenta derivar el debate a que la piratería destruye la industria, y yo personalmente creo que, por lo menos en España, la piratería no es una causa, sino una consecuencia. Una consecuencia, por ejemplo, de que haya de un cambio de hábitos de consumo de cine o series de televisión y  la vez una falta de oferta legal coherente para ello. Un ejemplo, cuando se emitió en EUA el último capítulo de Breaking Bad no hubo manera de verlo legal en España. Aún así, al día siguiente los mismos diarios que ponían en portada noticias contra la piratería, llenaban sus páginas de cultura con artículos sobre esta serie. Me pregunto, ¿Y cómo la vieron?

Está claro que en un mundo conectado globalmente como el que vivimos hay mucha gente que no quiere esperar meses a que emitan la serie en una televisión de su país.

¿Qué otros planes tienes?

Pues estoy organizando, junto a un equipo de gente muy potente, el primer festival de Documental Transmedia de España que será en Zaragoza en marzo de 2014. La narrativa transmedia es un tipo de relato donde la historia se despliega a través de múltiples medios y plataformas de comunicación, tanto digitales como físicos y en el cual la audiencia puede asumir un rol activo y participativo. Es un proyecto muy novedoso y estamos experimentando ¡a ver cuál es el resultado!

Para ver los trabajos de Andreu:

www.andreumeixide.com

www.blocdelspescadors.cc

© 2013, Manlio. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorLos poetas nunca pecan demasiado
Artículo siguienteLa piedra de la paciencia o cuando la verdad duele
Manlio

Manlio

Nací en Perú en 1977. He vivido en Varese – Italia-, Londres, Miami y actualmente en Barcelona. Hace años trabajo en Finanzas para poder pagarme mis viajes y probar todo tipo de comidas. Me gusta viajar, leer, comer, oir buena música, los aviones y el Excel. No se conducir carros, pero sueño con poder despegar un avión. @manliosing